1º Etapa. San Jean de Pie de Port – Villaba 25/08/14 (67,42 km / 2.020 mt+ )

Escrito por DoneJakue 25-08-2015 en 1ª Etapa. Comentarios (0)


1º Etapa. San Jean de Pie de Port – Villaba 25/08/14 (67,42 km / 2.020 mt+ )


Me paso toda la noche medio en vela, no consigo dormir del tirón ya que me despierto continuamente. Mis vecinos de habitación se levantan muy pronto, dos de ellos se marchan a las 4:30. Los otros 4 son una familia de alemanes o quizas suizos que se levantan a eso de las 5:30.
Yo cansado de dar vueltas, a las 6 decido levantarme e ir a desayunar, la reserva de albergue la hice con desayuno.

Este rato es el mejor. Esta la señora del albergue que no habla ni tata de español pero nos apañamos. Luego bajan Ives (creo que se escribe así), dos alemanas y otra chica de Madrid: Patricia. Esta última hace de traductora para todos.

El francés es muy simpático es un señor que se dedica a hacer rutas de carretera, habla algo de español y me enrollo con el.

Las alemanas me dicen que si yo era el de Pamplona, que me vieron desmontando y embalando la bici y yo que si, que si..., que no me fije porque estaba a lo mío… todo en perfecto alemaingeñol (el idioma del futuro). La verdad el desayuno se hace muy ameno, poco a poco la gente se va marchando e Ives me regala sus dos bocadillos antes de despedirse.

Yo me lo tomo con tranquilidad, cargo la bici y voy a la oficina del peregrino a por información. Cuando por fin salgo del albergue con la bici y se cierra la puerta a mi espalda siento que esto ya ha llegado la hora de la verdad, a por ellos!!!

 

Voy saliendo del pueblo y ya empiezo a encontrarme con peregrinos, todos van a pie. Desde que salgo del pueblo el camino pica hacia arriba, más que camino es una pista asfaltada. Me quedan unos 15 km de subida continua.Por el camino voy pasando a peregrinos, algunos me dan ánimos.

 

Me adelantan tres bicigrinos jovencitos que van en estilo “alpino” (que no llevan ni equipaje ni nada), pero al poco me cruzo con uno de ellos que está parado a la sombra, aún es pronto pero ya aprieta el calor. Sigo subiendo y me encuentro con la gente del albergue, paro e intercambio unas palabras con Patricia, ya no la volveré a ver.

Sigo subiendo y a ratos se abandona la pista, en algún momento toca portear la bici. Hacia el kilómetro 6,5 km (720 mts de altitud) paro en una fuente, también existe un panel de orientación un poquito más arriba.

Los paisajes son espectaculares y de vez en cuando pasa algún coche. El camino nos da un respiro con un pequeño descenso. Kilómetro 7,7 (790 mts altitud) refugio de Orisson, relleno botellines y pá arriba. Los siguientes kilómetros se hacen duros, tenemos muy buenas rampas.

Curvon a la derecha en el km 10 y dejamos una especie de granja a nuestra izquierda, por la derecha tengo unos paisajes alucinantes y a mis pies veo el camino con todo el reguero de peregrinos que he ido adelantando, no en vano estoy a unos 1.013 mt de altitud. En el kilómetro 11,5 a nuestra izquierda tenemos una especie de aparcamiento con troncos y me dicen que hay una virgen. Un poco más adelante una furgo-tienda ofrece el último sello francés. Paro a beber y comer frutos secos contemplando el impresionante paisaje.

Kilómetro 15 (1.225 mt de altitud) tenemos que desviarnos a la derecha, un poco más adelante encontramos una cruz “vallada”. En ese punto me lio un poco, pero enseguida me doy cuenta y rectifico.

Subida complicada donde toca portear la bici, en algún momento me asalta la duda de si conseguiria pasar con ella. Había que transitar por un paso estrecho en donde soplaba bastante viento y se hacía muy pesada la bici con sus alforjas. Poco a poco consigo sortear el paso, corto pero durísimo.

Ahora "llaneo” y voy bordeando la frontera, prosigo el camino entre espectaculares arboledas; lo cual se agradece porque ya voy quemadete, hasta que salgo a un claro y veo el refugio “Izandorre” en el km 19 (1.300 mt), los peregrinos que están descansando saludan amigablemente.

Vuelta a seguir subiendo contemplando bellos paisajes hasta que llego al Alto de Lepoeder en el km 21 a 1.430 mts de altitud.

En el km 23 (aprox) un guiri me aconseja bajar por la pista, me dice que el camino en bici es impracticable:

- Is too hard to bike; me dice literalmente.

Después de dudarlo mucho le hago caso, pero por los comentarios vistos después podía haber bajado. Bueno, para otra vez queda pendiente.

Me tiro por la pista, hay que tener cuidado porque no está en muy buen estado además me voy encontrando con gente que va a pie.

Llego a Orreaga y desde aquí cojo un camino que va directo a la parte de atrás de la Colegiata de Roncesvalles. Paro y sello, no me lo creo, ahora ya puedo presumir de que me he subido los pirineos (y me los he bajado también).

Sigo camino hacia Zubiri, voy prácticamente solo; ¿me habré confundido?

En Burguete vadeo el rio en vez de pasar por el puente y me mojo las zapatillas, oh sielos! Empezamos bien, aunque el fresquito se agradece.

En ocasiones me cruzo con algún paseante y/o piligrin pero sigo solo. Paso el Espinal atravesando la carretera  y me desvío a la izquierda para seguir por camino. Este sube, sube y sube entre pastizales; por un momento dudo de si habre tomado la dirección correcta en una bifurcación que habia mas abajo. Paro y bebo, también me como algún fruto seco.

A estas alturas llevo ya una calorina del copón, Lorenzo aprieta en condiciones. Paso Viscarret, Lintzoain donde paro a coger agua en una estupenda fuente con pilón y continuo pedaleando adentrándome un precioso bosque para continuar subiendo los  4 km que me quedan para coronar el alto de Erro.

En la cima me cruzo con la carretera y aunque me habían aconsejado en Roncesvalles bajar por la misma decido tirarme por el camino. Voy con cuidado porque la pendiente es fuerte y de vez en cuando hay escalones, no está para despistarse; hasta que llego a Zubiri.

Cruzo su famoso puente y paro a comer uno de los bocatas que llevaba de casa. En una tienda-bar-restaurante me compro la bebida y echo el sello. Me trae recuerdos. Me quito las zapatillas y los calcetines y los pongo al sol para que se sequen mientras yo como a la sombra. En el pueblo se ven bastantes peregrinos, ademas pegadito al puente hay un albergue.

Tras hora y media de descanso prosigo mi camino, tengo idea de llegar a Villaba a dormir y está a unos 17 km; hace un sol de justicia.

Salgo de Zubiri hacia mi derecha y me pierdo. Me doy la vuelta y claro, tiro hacia la izquierda (pá tontos); pero me vuelvo a perder y pregunto. Ni izquierda, ni derecha, la solución era ir hacia atrás. Retrocedo sobre lo andado y cruzo el puente de La Rabia; por fin ya he recuperado el camino !!! 

Camino de Larrasoaña paso por una cantera y prosigo por la ribera del Arga con preciosos parajes en un sinuoso y estrechito camino.

En Oilotz cruzo un puente y dejo el rio a mi izquierda, aquí hay una zona recreativa muy maja que esta abarrotada de gente. Me paro a ver como unos mozos se tiran desde lo alto de un arbol y se zambullen en el rio. Yo para eso no valgo.

A la altura de Olloki me desvío hacia Villaba. Tomo un camino con una fuerte pendiente y … ohhh no puede ser, tiene escaleras !!! A estas alturas, después de unos 70 km, 2.100 mts de desnivel positivo acumulado, el calor (por fin llego el verano), la paliza de los pirineos y las ganas de llegar que tengo apenas puedo portear la bici. Poco a poco consigo salvar el tramo de escalones que se me hace eterno y sigo pedaleando hasta que al fin llega una cuesta abajo y me dejo caer, ahora mismo estoy a orillas del Ulzama.

Entro en Arre cruzando el rio por el bonito puente que da al “soportal” del albergue de peregrinos.

Sigo avanzando y estoy en Villaba, son cerca de las 19:00; no veo el albergue pero preguntando por fin lo encuentro.

El albergue está muy bien. Soy el primero que llega al barracón y puedo hasta elegir litera, esto no volverá a ocurrir practicamente en todo el viaje. Cuando estoy buscando los baños veo que en otra habitación hay una familia de franceses con niños pequeños.

Después de una relajante ducha me adecento un poco y me voy a dar una vuelta por el pueblo. En la plaza hay mucha gente pero saliendo de ella, y de la larga calle que me ha traído a la orilla del rio hasta aquí, no hay mucho ambiente.

Hace un calor impresionante, el aire quema. Me noto bastante cansado del esfuerzo del día de hoy, he atravesado nada menos que los pirineos y aparte de eso me he metido unos cuantos kilometros.

Intento buscar un restaurante para cenar pero finalmente acabo comiéndome un bocata de lomo con queso en un bar, estaba muy rico. Breve paseo y a descansar que falta me hace despues de lo poco que descanse la noche anterior.