Mi Camino de Santiago en BTT

Astorga

7- ASTORGA - VILLAFRANCA 31/08/14 (82,83 km)

Escrito por DoneJakue 22-02-2016 en 7 ETAPA. Comentarios (0)


Al día siguiente salgo sin desayunar y horror, la calle esta llena de cristales y de borrachos. Ya me lo había avisado otro bicigrino que volvia de reconocer el terreno, yo opto por seguir con la bici en la mano hasta una cafetería que ya conocía para desayunar.

Me tomo mi tiempo en desayunar y aprovecho a consultar los mapas, no había caído en que hoy tocaba la subida a la Cruz do Ferro, casi mejor, sino le hubiera estado dando vueltas al tema.

Cuando me pongo en camino el día ya promete, tiene pinta de ir a calentar de carallo. Voy haciendo la aproximación a Fondebadon mientras voy pasando a peregrinos y al bicigrino de la plegable con radio que habia visto en el "garaje" del albergue de Astorga.

El camino discurre al lado de la carretera por lo que en algún momento voy por la misma dado que no hay sitio para todos por el camino (y eso que llevo el timbre), pero en cuanto puedo lo recupero que es a lo que he venido.

A partir de Murias el camino empieza a picar hacia arriba, en el siguiente pueblo (Santa Catalina) paro a coger agua en una curiosa fuente que parece estar en las traseras de la escuela y para cuando atravieso El Ganso el desnivel ya es mas que notable, y el calor que va haciendo también.

En Rabanal paro a comprar avituallamento: algo de fruta y unas barritas de muesli, a partir de ahora empieza la fiesta !!! Tambien aprovecho para echar el primer sello del día.

 

Pasado Rabanal del Camino parece que el camino se aleja un poco de la carretera y se adentra en el monte. Aunque siempre termino dandome con la carretera y la voy cruzando de vez en cuando, en uno de los cruces lo paso mal porque había que sibir un escalón para cruzar por la carretera y no podía casi con la bici. El calor aprieta.

En un pequeño tramo que me mete por el monte recupero fuerzas con un plátano. A todo esto sigo adelantando peregrinos y algún bicigrino también, aunque veo que la mayoría hace la subida por la carretera. Voy haciendo la goma con un portugués (¿como lo se?) que también va por el camino y lleva un maquinón full-equip y tiene pinta de intelectual. Me vuelve a pasar mientras me como el plátano.

Cazo al portugués en una zona complicada, hay muchas raíces en el suelo junto con tierra y piedra suelta, pero me deja pasar y le pierdo. Se me queda grabado el sombrero de explorador que lleva puesto, y yo con el jodido (bendito) casco pasando una calorina del copón !!!!

Por fin llego a Foncebadon, ya no me queda prácticamente nada !!! Un ultimo esfuerzo y ante mi aparece la famosa “Cruz de Ferro” con el monton de piedras a sus pies.

A estas alturas llevo un buen calentón, no veo ninguna fuente pero tengo agua en uno de los botellines aunque ya esta mas que caliente.

Cumplo con el ritual de dejar junto a la cruz las piedras que traía desde casa y me hago la foto de rigor.

 

Mientras descanso un poco e intento regular el cambio, porque en los últimos kilómetros de la subida me ha saltado un par de veces, aparece una pareja catalana que había dormido esa noche en Astorga (el chaval no sabia plegar el saco, decia...); charlamos:


-Por donde has subido?

-Por el camino…

-Yo también hubiera subido pero esta ha dicho que por la carretera !

-El camino no estaba muy bien (quitándole hierro).

-A que eres vasco?

-Si.

-Si ya digo yo: que los vascos y los catalanes a la flechita amarilla, a la flechita amarilla…  (Risas)


Como me ve que ando enzarzado con el cambio la chica me pregunta antes de marchar que si tengo algún problema, le digo que no, que no es nada y se van carretera adelante; con estos ya no volvere a coincidir en todo el camino.

Yo continuo por la carretera despues de "ajustar el cambio",  pero este sigue saltando y a pesar de pararme a intentar solucionarlo otro par de veces no logro dar con el “punto”. Llegando a Manjarin me confundo porque en cuanto veo un camino de tierra me lanzo a por el, pero este lleva a una especie de chabolas (de pastores interpreto) y se pierde en el infinito... Al mirar hacia la carretera me doy cuenta que todos los peregrinos siguen la misma. Media vuelta...


Por lo menos he visto un bonito paisaje, a todo esto el sol sigue calentando de carallo, el cambio cada vez me tiene mas mosqueado y la subidita se hace notar ya en las piernas.

Al cabo de un rato recupero el camino de tierra. Me paro, el cambio me tiene muy mosqueado, estoy a pleno sol y calienta…

Despues de unos metros por camino de tierra y piedra tengo que parar de nuevo a revisar toda la transmisión: el cambio, los platos, la corona, vielas, la cadena y horror… tengo un eslabon a punto de caramelo, esta abierto por un lado. Ya notaba yo que algo no marchaba bien.
Por suerte me he traido de todo menos los eslabones de emergencia y eso que los tuve en la mano !!!; ya se que no tengo perdón pero en mi descargo alegare que la cadena la cambie para esta aventura, aunque ahora estoy jodido. No me veo yo tronchando la cadena en medio de la nada, con un sol de justicia, hambre y mi manita derecha medio dormida.

Consulto mis mapas y estimo que estare a unos 2-3 kilómetros de las antenas que marcan el final de la subida cuando de la nada aparece el intelectual con gorrito de explorador y maquinon que para a socorrerme. Le explico lo que me pasa y le comento lo del eslabón de emergencia (ahora es cuando adivino que es portugués); mira es su Smartphone y al momento esta abriendo su alforja izquierda (el tio tenia la lista en el móvil!) de la que saca el kit de arreglo rapido. Estoy salvado !!!

Pero cuando miro el envoltorio me doy cuenta de que es para bicis de 8 cambios y la mía tiene 9, no me vale, horror otra vez !!! Además no me pega ese maquinon lleve solo 8 velocidades, me acerco a su corona y empiezo a contar: 1, 2, 3,... 8, 9, y... 10. Le pongo al día de la situación y de que a el tampoco le vale, y el salao me contesta que era de otra bici que tenia antes (o eso le entiendo yo, aunque a estas alturas ya me ha dado mucho el sol).

Se me ocurre otra opción, le pido un alicate (que tampoco llevo) para intentar hacer una ñapa apretando el eslabon y que este no vaya tan abierto, también tiene alicate. Hago lo que puedo, que es poco, le doy las gracias, me presento y nos despedimos; se llama Edd (o algo así).

Tras una valoración de urgencia decido jugármela y seguir, son unos kilómetros de subida y luego me dejaría caer hasta Molinaseca donde intentaría reparar la cadena. Pongo el molinillo y voy subiendo muy suavemente con mucho cuidado, cuando veo el camino mal me bajo para no forzar la cadena.

Aunque parece que al llegar a la Cruz do Ferro ya hemos acabado de ascender, hay que recordar que el techo de la etapa está un poco mas adelante y mas arriba; en lo que es una especie de repetidor-antena de televisión (quizas también de telefonia).
Por fin veo las antenas, el paisaje sigue siendo impresionante desde aquí arriba.

 

Ahora toca dejarse caer, sigo bajando hasta que llego a El Acebo. Intento buscar ayuda pero nada, nadie tiene un eslabón de esos; aprovecho para hidratarme bien en una buena fuente que hay en medio del pueblo, el calor es considerable.

Al salir del pueblo decido meter el plato gordo para coger velocidad en el tramo de carretera pero al hacer fuerza termino de romper el eslabon, ahora si que estoy jodido !!!.

 


Cuando estoy quitando la cadena para no provocar una averia mayor en la bici, ademas de no perderla, para un ciclista a ayudarme pero tampoco tiene el famoso eslabón. Asi que guardo la cadena en mis alforjas y me dispongo a llegar hasta Molinaseca valiendome unicamente de la inercia, son 8 km de descenso.

Me lanzo cuesta abajo por la carretera y en una de estas veo que el camino discurre por mi izquierda, me salgo de la carretera para recuperarlo y este me lleba a Riego de Ambros. Al atravesarlo para continuar por el camino es cuando me doy cuenta de que la he cagado: el camino es un continuo sube-baja que me obliga a dar pedales. Media vuelta y a tirar pá riba arrastrando la bici en busca de la carretera, hace calor, voy doblado y no encuentro la salida.

Desanimado también? No, gracias a estas joyitas con las que nos sorprende el camino:


 

Despues de contemplar lo que yo denominaria "arte en la calle", me topo con unos lugareños que me indican como salir del pueblo: es facil, con empujar otro cuestón vale.

Por fin me ubico y me dejo caer por la carretera (que pienso no volver a dejar dadas las circunstancias), decido disfrutar de estos 5 km hasta Molinaseca, la bajada es acojonante, el paisaje mas... y mas aún pensando que llevo 40 km picando hacia arriba.

En Molinaseca me encuentro con la chica de Castellon, le cuento lo que me pasa pero no tiene el eslabón. Cruzo por el bonito puente y entro en el pueblo.



 

Lo primero que me encuentro es una callejuela en la que da la sombra, decido parar ahí mismo. En la calle hay varias tiendas, bares  y terrazas en la que hay gente comiendo. Me encuentro con Edd que esta comiendo en una de las terrazas y le saco la cadena de la bolsa (ojos como platos).

De una tienda sale Javi (con el que coincidi en Astorga) y le cuento la película, milagrosamente saca un eslabon de emergencia que es para 9 piñones y se me abre el cielo. Le doy las gracias, que se lo pago y me dice que ya nos tomaremos algo, que el se va.

Total que me quedo solo arreglando la cadena, saco el troncha para quitar el eslabon roto y aprovecho unas bicicletas que hay aparcadas para fijarme como va montada la cadena, no sea que después de unirla este mal…



Las bicis resultán ser de una pareja rusa que se interesa en aprender como se arregla. Se lo voy explicando en mi inmejorable ingles, mientras voy pasando la cadena rota por el plato, corona, roldana, desviador,... hasta que llega la hora de empalmarla. Como no siento los dedos meñique, anular y corazón de mi mano derecha desde Santo Domingo de la Calzada, pues tengo que pedir ayuda al chico ruso y resulta que el acaba soltándome el eslabón roto tras explicarle como se usa el tronchacadenas. Transcripción original de la conversación en ingles:

-My fingers are sleeping (le digo).

-No problem. (contesta)

-You must press whith the tool in this piece and remove it... (le digo)

-O.k… (contesta)

-… and you are more strong than me - (risas).

Un show. Una vez reparado les doy las gracias, nos presentamos y se van; pero al poquito vuelve a preguntarme si se regular el cambio. Con mi perfecto ingles (otra vez) le digo que de eso se poquito pero que puede regularlo a mano girando los tensores de los cables y sino con los tornillitos que de la patilla. Me dan las gracias y arrancan.

Ya estoy mas relajado, hace muchísimo calor, he perdido bastante tiempo y además es domingo por lo que decido tomarme un vermú con aceitunas y luego ya veremos... Mientras me lo tomo  pienso que por un momento me he visto tentado de confesar a la pareja que yo tengo unos primos rusos (es totalmente cierto), pero no me ha parecido oportuno dada la situación (la mia) , quizas si nos volvemos a encontrar se lo cuento en mi perfecto inglés.

Lo dicho: con calma; me compro un bocata de tortilla (la mejor de toda la comarca según la tendera) y una lata fresca, aprovecho a sellar, y me voy a comerme tranquilamente el bocata a la orilla del rio con vistas al puente.


Despues de tomarme mi merecido descando vuelvo al pedaleo, no tengo muy claro que vaya a llegar a dormir a Villafranca del Bierzo como tenia pensado, el Camino decidirá…

Este me lleva por la carretera unos 4 km y luego empieza a meterse por caminos de tierra y pistas asfaltadas que van atravesando diferentes pueblos-barrios-urbanizaciones que imagino pertenecen a Ponferrada, ya estoy cerca.

Atravieso el rio Boeza por el viejo puente y empiezo a subir hacia el centro de Ponferrada. Alguno de los repechos se me atraganta, hace calor y no me esperaba esas rampas entre callejuelas y casas antiguas, me quedo clavado en uno de ellos. Por fin veo ante mis ojos el castillo, imponente y perfectamente conservado.

 

1459249466_20140831-175504.jpg

  

De la nada aparece Javi y hablamos de mi averia, me comentaque dormirá en Villafranca, que si voy.

-No se si llegare, estoy muy quemado. Le contesto, la verdad es que no tengo nada claro lo que voy a hacer.

Mientras estoy con el aparecen los de Bilbao, también han perdido mucho tiempo, cuentan que les han indicado mal el camino y al final han llegado por la carretera; las cositas del camino…

Ellos siguen ruta, nos despedimos y yo voy a una iglesia que hay al lado del castillo en la calle “Los Templarios”, donde aprovecho a sellar y el encargado del sello me cuenta cosas del castillo.

 

img-8921.jpg

 

 Me doy unas vueltas por la parte antigua y paro a tomarme algo porque estoy achicharrado.

 

20140831-180524.jpg


 

Aprovecho para consultar mi guia y mapa; y decido hacer fin de etapaen Cacabelos, he visto que uno de los albergues tiene horario bastante flexible y quiero aprovechar a hacer cosas y poder cenar sin mirar el reloj (cosa que no he podido aún). Llamo y me confirman que hay sitio y que son benévolos con el horario.

Retomo el camino y me lio un poquillo saliendo de Ponferrada, pregunto a un paisano que va en una BH del año de la polca y me indica, no voy tal mal encaminado. Paso por el recinto ferial (tremendo secarral) y atravieso el unico edificio que atraviesa el Camino.

 

 

 

Segun me han comentado antes, esta es la unica casa por la que atraviesa. La verdad es que todo al rededor esta construido a excepción del pasadizo por el que discurre el Camino. Venga que solo faltan unos 15 km a destino.

Llego a Columbrianos y sigo por carretaras rurales, voy atravesando lo que me parecen pueblos o barrios (sigo con la duda de siempre), lo que se es que son nucleos urbanos y antes de llegar a Camponaraya paso por una bonita hermita que esta en medio de una encrucijada. En Camponaraya paro a rellenar los botellines, sigue haciendo mucho calor y continuo, el próximo pueblo es la meta de hoy. Cruzo la A-6 y retomo las añoradas parcelarias. A unos 3 km me quedo sin batería en el reloj, no pasa nada que ya estoy llegando.

El pueblo es bonito, voy callejeando hasta que encuentro el albergue “La Gallega”, este es el mío. Entro y mientras me está haciendo la ficha viene la sorpresa:


-Entonces no hay problema con el cierre, no?

-Tienes que estar a las 22:30

-Pero si por teléfono no me has dicho eso, quiero lavar la ropa y cenar tranquilamente y así no puedo. He parado porque me habéis dicho que no hay problema.

-Es para no molestar a los demás…

-No si ganas de juerga no tengo, cena tranquila, purito y a dormir…

-Si es así y cenas en nuestra pulpería no hay problema.

-Que me obligas a cenar aquí?; que si ceno aquí no hay problema con la hora de vuelta?. Dame el DNI que me voy.

-Bueno, no se ponga así, lo podríamos mirar…

-Agur, mentirosa !!!


Hasta Villafranca son otros 7 km. Estoy quemado pero puedo llegar, aproximadamente serán otros 30 minutos mas. Por si acaso me aseguro la cama. Llamo al albergue “A Pedra” que lo ponen muy bien en la guía y por fortuna me adjudican la última cama que les queda.

Atravieso el rio Cúa por un magnifico puente. Voy chinado y tiro a tope, tengo ganas de llegar…

El camino discurre al borde de la carretera y veo el cartel de “Santiago 220 km”, me da la risa y eso que no tengo ya muchas fuerzas.

Los últimos 3 km los hago por una pista. Atravieso Villafranca buscando el albergue pero no lo encuentro. Esta al final del pueblo cruzando el rio, se me hace largo-larguisimo, tengo ganas de llegar.

Por fin llego, me atienden estupendamente. A la chica le hace gracia el ver como vengo de polvo y me ayuda a limpiar las alforjas.

 

El albergue es chiquitin pero muy agradable. Me enseñan mi cama y después de la ducha bajo la ropa para que me hagan la colada. Me dicen donde puedo cenar y la rutina de siempre: paseíto, llamadita y a cenar que voy con poco tiempo.

Ceno estupendamente en un restaurante que me ha recomendado la chica del albergue, me pilla muy cerquita lo que me evita tener problemas con la hora de vuelta. Me tomo un chupito en la terraza, hace una noche espectacular, y al albergue que me cierran.

Duermo bien, a pesar del calor, arrullado por el sonido del rio Valcarce que entra por las ventanas abiertas; hoy ha sido un dia complicado...

6ª Etapa Moratinos-Astorga 30/08/14 (121 km)

Escrito por DoneJakue 11-09-2015 en 6 Etapa. Comentarios (0)


Me despierto pronto porque los peregrinos llevan trasegando desde las 05:30, pero yo erre-que-erre vuelta y vuelta en mi litera. Finalmente me levanto cuando los últimos están recogiendo sus cosas y desayuno yo solito tranquilamente. El alberguero no me mete prisa asi que yo a mi pedo. Aprovecho para estudiar la ruta y hacer las anotaciones del día anterior en el cuaderno de viaje (Las que utilizo para ir escribiendo este blog).

Por fin salgo rumbo a Hospital Orbigo, esa es la intención al menos, ya que me lo he marcado como posible final de etapa. Tranquilamente atravieso San Nicolas del Real Camino y circulo paralelo a la carretera N-120 hasta llegar a la ermita de la Virgen del Puente que esta a la entrada de Sahagun.

 

El camino me va llevando hacia la estación, no veo a casi nadie por la calle. Cruzo los vias del tren y entro en el casco urbano, pregunto a unas señoras si voy bien y termino arreglando el móvil a una de ellas; cosas del Camino !

Sigo las flechas amarillas y me topo con la puerta que anuncia que estoy en la mitad del Camino.

 

 

 Hago unas fotos y una paisana se ofrece a sacarme unas con “la de la pelota esa” que resulta ser una estatua-homenaje al peregrino.

 

Por cierto, a estas alturas ya me he cruzado con varios. Cruzo el rio Cea por un puente de piedra y pongo rumbo a León .

En seguida abandono la compañía de la N-120 y voy por un camino que va paralelo a la carretera (creo que la antigua carretera de León) que a su vez va paralela a la autovía "Camino de Santiago", y casi-casi en toda su totalidad esta flanqueado por unos arbolitos. A partir de aquí y en sucesivas ocasiones me voy encontrando con carteles indicativos de una ruta alternativa. Esta ruta sigue una antigua calzada romana, pero después de la experiencia que tuve por la zona de La Rioja mis ganas de ciclar por una calzada romana ya han quedado mas que satisfechas, por lo que sigo por el de las flechitas amarillas, el “oficial”.

Llego a Bercianos del Camino y como ya me parece que es hora comercial busco la tienda del pueblo para comprar algo de fruta y algún yogur para reponer fuerzas que ya llevo unos 21 km. En la tienda hay unas paisanas de chachara, me dejan colarme muy amablemente, por cierto que la tendera se había hecho una averia curiosa en el dedo con la maquina cortadora…

Después de reponer fuerzas prosigo, el camino sigue paralelo a la carretera y la verdad es que es un poco aburrido. Voy adelantando a peregrinos de vez en cuando. Por la carretera va algún que otro ciclista pero yo sigo por el caminito. Atravieso el Burgo Ranero, los pórticos del lateral de la iglesia son curiosos, están tapiados hasta la mitad.

 

img-8899.jpg

 

Saludo a un grupo de peregrinos que están almorzando y sigo; paso Reliegos (da la impresión de ser un pueblo grande) y avanzo hacia Mansilla de las Mulas por el camino que sigue paralelo a la carretera. En esta hay un bicigrino parado y con el un ciclista con mallot de Galdakano ayudándole, como veo que tienen la situación controlada tiro pá-lante. 

Para cuando llego a Mansilla de las Mulas ya es una buena hora y llevo unos 48 km avanzados. La verdad es que ha sido todo bastante llanito y el calor a respetado por el momento.

Decido parar a comprar algo para los bocatas y de paso sellar que aún no tengo puesto ningún sello. Atravieso el pueblo por una larga y estrecha calle hasta que me encuentro con una pequeña placita en la que hay una iglesia y una estatua de un peregrino. Justo en el bar que hay en frente me encuentro con los holandeses (¿¿o Belgas??) que me encontré en Viana, no habíamos vuelto a coincidir, nos saludamos y continuo unos metros mas adelante hasta que llego a lo que parece la plaza mayor con su soportal.

Encuentro un  par de tiendas de comestibles y varios bares, es sábado y hay un ambiente muy majete, asi que decido sentarme en una terraza y tomarme algo. Con la consumición te dan un par de tapas, he pillado un sitio estratégico en el que controlar la bici y poder relajarme tranquilamente.

Miro mis planos de rutas y me parece que voy bastante bien por lo que se me ocurre la idea de irme mas alla de Hospital Orbigo a finalizar la etapa, pero ya se vera… de momento la próxima parada será en Leon (aunque ya lo conozco) que esta muy cerquita y aprovechare a comer el estupendo jamon que me he comprado en una de las tiendas de comestibles (en la que ademas he sellado).

Mientras estoy sentado en la terraza veo pasar a bastantes peregrinos y a tres bicigrinos, van rapidos, yo creo que son los mismos que vi en Briviesca. Deben de ser los chicos de los que me hablo Joxe el portugués.

Continuo y a unos 5 km, pasando Villamoros, el camino empieza a picar hacia arriba y ya en Villarente se combierte en un cuestón, que se hace insufrible cuando atravieso Arcahueja. Finalmente y con mucho esfuerzo lo coronare unos 3 km mas arriba. Ha estas alturas llevo unos 60 km y ahora el calor si que se hace notar bastante.

En Arcahueja he parado a llenar los botellines, allí he saludado a un bicigrino que esta descansando y en los 3km de subida que me quedaban he ido haciendo la goma con otro bicigrino que he “cazado” subiendo la cuesta. Este último me comentaba que también iba tocadito, como yo le comente a el.

Me quedan unos 5 km al centro de León, por lo que interpreto que estoy en las afueras (razonamiento empirico debido al agotamiento). Voy pasando paralelo a circunvalaciones y atravesando como polígonos industriales, talleres, almacenes y concesionarios; también alguna que otra urbanización de nueva construccion. Efectivamente lo tengo casi chupado, me digo a mi mismo.

La verdad es que los extrarradios acostumbran a ser bastante feos, y este no es la excepción. Yo voy concentrado en no perder la flecha amarilla y en que no me lleve ningún coche por delante. Por fin veo un puente metalico nuevo que cruza la carretera nacional N-610 por encima. Desde lo alto del mismo veo a los bicigrinos que había dejado atrás en la subida y me motivo diciendo que no me pillan antes de llegar a León. Una vez cruzado este paso elevado es todo bajada hasta prácticamente el centro.

Como era de esperar me lio y me pierdo de las flechas, me encuentro y me vuelvo a perder, hay que hacer turismo (toque ironico)… cuando me estoy preguntando por donde se llega a la catedral veo que pasa el bicigrino con el que había ido haciendo la goma, va tan pancho hablando por el móvil, para mi que conoce el terreno, es mas: yo diria que tiene hasta contactos en la ciudad (otro razonamiento empirico...).

Por fin doy con las murallas y me ubico un poco, ya creo que se llegar hasta la catedral.

 

Voy callejeando y llego al albergue regentado por las monjas. Entro por unas puertas carreteras a una especie de patio interior, hay una buena cola de peregrinos dando sus datos para alojarse. Yo simplemete quiero sellar, pero como la cola es única espero pacientemente mi turno; se esta fresquito y lo agradezco despues de la tunda que llevo.

Una vez sellado sigo callejeando hasta que ante mis ojos aparece la catedral de León.

 

 

Mientras hago las fotos de rigor un señor muy amablemente se ofrece a hacerme alguna para que así salga yo y luego se queda de charleta conmigo:

-De donde has salido?

-Hoy de Moratinos a unos 60 km.

-Y el inicio?

-San Jean de Pied de Port.

-Pues yo lo he hecho en 2 ocasiones, una desde Pamplona y otra desde aquí, pero no iba solo; tu vas solo?

-Si.

-Joder… yo ya lo volveria a hacer…

Hasta que me doy cuenta que esta una señora esperándole e intento abreviar, le doy las gracias y me despido; habrá que tomarse algo por Leon que ya están todos de vermú.

Después del refrigerio con su correspondiente tapa decido darme por comido (me han cundido mucho las tapas de Mansilla) y me pongo en marcha, ya parare a merendar.

Saliendo de la ciudad paso por el precioso parador de León, por fuera es imponente. También es grandisimo, tanto que le tengo que hacer dos fotos para que se pueda apreciar la fachada completa. Aqui os dejo una "parte".

 

Este está junto al rio Bernesga que cruzo por el también bonito puente. Paso junto a la estación y aquí empieza lo feo, voy saliendo de Leon, dejo atras el pueblo-barrio de Trobajo del Camino y empiezo a subir unos fuertes repechos cruzando polígonos, nuevas urbanizaciones y almacenes hacia La Virgen del Camino que atravieso entre coches por la carretera hasta que recupero el camino de tierra.
Este va pegado a la carretera de circunvalación de Leon, la cruzo por debajo, por un túnel , y al de poco vuelvo a ponerme en paralelo con mi querida carretera N-120; el camino va discurriendo entre una pista semiasfaltada, un camino de tierra compacta y en algunos tramos lo que parece ser el trazado de la antigua carretera que esta abandonada. Hace calor y paro cada vez que veo una fuente, he llegado a la conclusión de que las tardes se me hacen duras.

Por fin llego a Villadangos del Camino, no sin antes pegarme una buena palicita con la pronunciada subida que había hasta el pueblo. Decido parar a descansar y recuperar fuerzas, el calor aprieta y los 87 kilómetros ya hacen mella. Encuentro un banco en una sombra junto a una fuente y monto el campamento de la merendola.

Aprovecho a mirar las rutas y veo que me quedan unos 11 km en descenso para llegar a Hospital Orbigo y aun es buena hora por lo que probablemente alargue la etapa hasta Astorga. Reanudo el camino y enseguida me vuelvo a pegar a la N-120 que no abandonare hasta llegar a la entrada de Hospital Orbigo.

Callejeo un poco y en seguida el asfalto se vuelve enpedrado y aparece ante mi el famoso puente que cruza el rio Orbigo, la verdad es que es imponente. Lo había visto en fotos pero en vivo es mucho mas bonito. Cerca del mismo esta el albergue en el que pensaba hacer la noche y junto al mismo una especie de área recreativa a la orilla del rio, muy bonito entorno.

 

 

 

Continuo por la calle empedrada hasta que salgo del pueblo ya por una carretera asfaltada. Consigo enlazar unos 7 km entre campos de maiz por pistas alejadas de la carretera pero en el segundo pueblo que atravieso (Santibañez de Valdeiglesias) tengo la sensación de haberme perdido, pregunto a unos lugareños y en seguida vuelvo a encontrarme paralelo a la N-120 que no dejare hasta llegar a Astorga. (Mas adelante me enterare de que hay un camino por el monte que lleva a Astorga aproximadamente desde Hospital Orbigo.)

En la entrada a Astorga tengo que sortear las vias del tren por un paso elevado, me parece muy divertido el pasarlo con la bici, igual porque ya me estoy oliendo la ducha y el descanso...

 

Pero llego a Astorga y oh sorpresa, están en fiestas! Tenia ganas de intentar alojarme en algún hostal para poder tomarme la tarde-noche con mas relax de lo habitual pero evidentemente esta todo hasta las cartolas y termino alojándome en el albergue de peregrinos, lo que a la postre agradeceré ya que por fin contacto con bicigrinos.

 

 

El albergue es inmenso y me alojan en una habitación de la planta baja. No me encuentro con nadie y de momento hay pocas camas ocupadas, una de ellas es la de una chica de Castellon que va sola y se esta haciendo el camino del oeste, lleva una porrada de kilómetros. Charlamos y nos percatamos de que los pocos que estamos somos todos bicicleteros, y deducimos que meten a todos los bicigrinos juntos por el tema del horario, ya que generalmente llegamos y salimos los últimos.

Cuando vuelvo de ducharme hay gente nueva en la habitación: una pareja catalana, un señor de Madrid que se llama Javi, alguna otra cama mas que veo ocupada… y según estoy saliendo de la habitación  llegan otros dos chicos jóvenes que vienen juntos con las alforjas en la mano.

Me voy a dar una vuelta por el pueblo y ceno a mi aire. Tengo que volver corriendo porque me cierran el albergue y como aún es temprano voy directo a la terraza-mirador. En esta zona que esta apartada de las habitaciones se ve ambientillo, aún es muy pronto y me quedo charlando con varios bicicleteros de diferentes lugares, que me cuentan su historia; uno de ellos terminara (Javi) siendo providencial en la etapa del día siguiente.

Despues de una amena tertulia nos vamos para la cama que al día siguiente tenemos la etapa de la Cruz de Hierro.